C-993-04


D-5134

Sentencia C-993/04

 

HABEAS DATA-Objeto

 

El objetivo principal de establecer el habeas data, fue evitar que el individuo perdiera la posibilidad de controlar su propia información y no saber quien pudiera hacer uso de ella. De esta manera, se encontró que la forma de subsanar esto era otorgarle la posibilidad a la persona natural o jurídica de rectificar, actualizar o corregir los datos que sobre ella existan.  Esto a través del habeas data.

 

LEY ESTATUTARIA-Materias que regula

 

LEY ESTATUTARIA-Trámite

 

LEY ESTATUTARIA-En determinados eventos hace parte del bloque de constitucionalidad

 

LEY ESTATUTARIA EN MATERIA DE DERECHOS FUNDAMENTALES-Deben seguir su trámite las normas que pretenden regular los aspectos principales e importantes de un derecho fundamental

 

DERECHOS FUNDAMENTALES-Núcleo esencial no puede ser afectado por el Legislador ni siquiera por ley estatutaria

 

No le es dable al legislador en ningún caso, sea por intermedio de una ley estatutaria que regule los aspectos principales e importantes de un derecho fundamental o sea a través de una ley ordinaria que regules aspectos no principales y menos importantes de un derecho fundamental; vulnerar la esencia de este tipo de derechos. El núcleo esencial de un Derecho Fundamental no puede ser afectado por el Legislador.

 

RESERVA DE LEY ESTATUTARIA SOBRE HABEAS DATA-Procedencia por regulación del núcleo esencial

 

Cuando una ley regule aspectos principales e importantes del núcleo esencial de un derecho fundamental, en este caso del habeas data, el proceso de formación de esta ley debe haber sido el de una ley estatutaria so pena de ser expulsada del ordenamiento jurídico por vicios de forma.

 

DERECHOS FUNDAMENTALES-Definición del núcleo esencial

 

Debe entenderse el núcleo esencial de un derecho fundamental como aquel sin el cual un derecho deja de ser lo que es o lo convierte en otro derecho diferente o lo que caracteriza o tipifica al derecho fundamental y sin lo cual se le quita su esencia fundamental.

 

HABEAS DATA-Término de caducidad debe ser determinado a través de una ley estatutaria

 

El término de caducidad del dato almacenado, debe ser una determinación que tome el legislador a través de una ley estatutaria, por cuanto dicha regulación, es principal e importante para el derecho fundamental.

 

RESERVA DE LEY ESTATUTARIA SOBRE HABEAS DATA-Recolección, tratamiento y circulación de datos sobre obligaciones tributarias y aduaneras/HABEAS DATA-Excepción a su núcleo esencial al establecer el reporte del dato a partir del sexto mes de mora

 

La administración no puede arrogarse la facultad de recolectar, tratar y circular datos, si esta no proviene de una ley estatutaria; garantía constitucional suprema para el respecto de la libertad de los ciudadanos en materia de habeas data. Igualmente, el inciso segundo del artículo 31 de la ley referida, efectúa una excepción al núcleo esencial del derecho fundamental de habeas data. Excepción esta consistente en establecer el reporte del dato a partir del sexto mes de mora, lo que sitúa en posición diferente a aquellos deudores de obligaciones no tributarias, quienes pueden ser reportados desde el momento del incumplimiento. En igual manera, la irrelevancia y desproporcionalidad de la trasmisión del dato hacen que se presente una afectación al derecho fundamental ya referido. 

 

HABEAS DATA EN MATERIA TRIBUTARIA Y ADUANERA-Vulneración de los principios de finalidad y divulgación restringida del dato al reportar a las centrales de riesgo sobre la mora en obligaciones sin el consentimiento del contribuyente

 

Con la norma acusada se violan los principios de finalidad y divulgación restringida del dato, los cuales prohíben circular el dato hacia fines diferentes de los previstos al momento de la recolección.  La norma demandada, permite que los datos obtenidos por la DIAN sean divulgados a terceros sin el consentimiento del contribuyente, lo que vulnera la confianza depositada por este en la administración pública. El consentimiento del particular debe ser previo, expreso e informado. Así las cosas, como lo indica la demandante, las centrales de riesgo tienen una naturaleza privada, de carácter financiero y cuyo fin es el análisis del riesgo del crédito; lo que denota a todas luces una finalidad completamente ajena a los objetivos tributarios. Por consiguiente, al determinar la norma demandada una objetivo diferente para el dato recolectado y al no indicar el uso que las centrales de riesgo pueden hacer de la información, se vulnera el principio de finalidad del dato.

 

SENTENCIA DE INEXEQUIBILIDAD-Efectos a partir de la entrada en vigencia de la norma acusada

 

EXHORTACION AL CONGRESO-Expedición de ley estatutaria que regule el derecho fundamental al habeas data

 

 

Referencia: expediente D-5134

 

Demanda de inconstitucionalidad contra el Art. 31 de la Ley 863 de 2003

 

Actor: Karin Irina Kuhfeldt Salazar 

 

Magistrado Ponente:

Dr. JAIME ARAÚJO RENTERÍA

 

 

 

Bogotá, D. C., doce (12) de  octubre de dos mil cuatro (2004).

 

La Sala Plena de la Corte Constitucional, en cumplimiento de sus atribuciones constitucionales y de los requisitos y trámite establecidos en el Decreto 2067 de 1991, ha proferido la siguiente

 

 

SENTENCIA

 

 

I. ANTECEDENTES

 

En ejercicio de la acción pública de inconstitucionalidad, la ciudadana Karin Irina Kuhfeldt Salazar  presentó demanda contra el Art. 31  de la Ley  863 de 2003, por la cual se establecen normas tributarias, aduanera, fiscales y de control para estimular el crecimiento económico y el saneamiento de las finanzas públicas.

 

Mediante auto del 2 de Abril de 2004 , el Magistrado Sustanciador admitió la demanda presentada contra el artículo 31 de la ley 863 de 2003.

 

Así las cosas, cumplidos los trámites constitucionales y legales propios de los procesos de constitucionalidad, la Corte Constitucional procede a decidir acerca de la demanda de la referencia.

 

 

II. NORMA ACUSADA

 

A continuación se transcribe el texto de la disposición demandada, conforme a su publicación en el Diario Oficial 45.415 de 29 de Diciembre  del 2003 y se subraya lo demandado:

 

 

LEY 863 DE 2003

(diciembre 29)

 

( ... )

 

Artículo 31. Información a las centrales de riesgo. Adiciónase el Estatuto Tributario con el siguiente artículo:

"Artículo 799-1. Información a las centrales de riesgo. La información relativa al cumplimiento o mora de las obligaciones de impuestos, anticipos, retenciones, tributos y gravámenes aduaneros, sanciones e intereses, podrá ser reportada a las centrales de riesgo por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales.

Tratándose de contribuyentes morosos, se reportará su cuantía a partir del sexto (6) mes de mora.

Una vez cancelada la obligación por todo concepto, esta entidad deberá ordenar la eliminación inmediata y definitiva del registro en la respectiva central de riesgo."

 

 

III.  DEMANDA

 

La demandante considera que la disposición  acusada vulnera los artículos 152 – a y 153 desde el punto de vista formal, y los artículos 15 ( concordado con los artículos 16 y 74 ) 20, 13, 29 y 21 desde el punto de vista de su contenido, artículos estos  de la Constitución Política.

 

En primer lugar, y con relación a los artículos 152 –a y 153, la demandante expone las siguientes razones desde el punto de vista formal:

 

Afirma, que el artículo 152 de la Constitución establece que a través de leyes estatutarias se regulan  materias como los derechos y deberes fundamentales y  que el artículo 153 determina el procedimiento para adoptar estas leyes.

 

Señala, que dos son las subreglas que hay que tener en cuenta con ocasión de las materias sujetas a ley estatutaria.  Una primera, que la norma verse sobre el ejercicio del derecho y una segunda, que se afecte el núcleo esencial de ese derecho.

 

Asevera la demandante, que en el presente caso, la norma acusada regula “ la información relativa al cumplimiento o mora de las obligaciones tributarias “ , la cual podría “ser reportada a las centrales de riesgo”.  Agrega, que en la norma demandada, se introducen plazos para la remisión del dato. En consecuencia, se indica, la norma contiene claramente una regulación del derecho de Habeas Data.  Regulación esta que afecta las condiciones del ejercicio del derecho mencionado y podría incidir en su núcleo esencial.

 

Se constata que la norma acusada realiza una regulación del derecho referido, por cuanto autoriza remitir información tributaria negativa a las centrales de riesgo.  Así las cosas, el contribuyente moroso no puede impedir esa circulación del dato; tampoco tendría forma de lograr que se envíe la información positiva.  Aún más, se menciona, no podría una persona demandar a la central de riesgo por acumular una información que obtuvo en desconocimiento de los principios de finalidad del dato, circulación restringida del dato, necesidad del dato, consentimiento del titular del dato, entre otros.

 

Aunado a lo anterior, la demandante  sostiene  que esa regulación desconoce el derecho fundamental del habeas data , debido a que la remisión de información negativa , la divulgación de datos obtenidos con otra finalidad , la violación de la información, igualdad, debido proceso y honra, afecta su núcleo fundamental.  Es decir, el  tratamiento  y circulación que padece el dato se afecta de una manera estructural.

 

En Segundo lugar, la demandante analiza los aspectos de fondo de la norma acusada.  Con relación a la violación del artículo 15 de la Constitución Nacional sobre el derecho al habeas data, por el uso de información personal y reservada en conexidad con el artículo 74 ibidem, la demandante realiza una serie de disquisiciones doctrinarias y jurisprudenciales acerca del habeas data.

 

Señala, que en el caso concreto, la DIAN usa una información que tiene doble carácter de personal y reservado. Con relación al ámbito personal, es evidente que los registros sobre los  ingresos o el patrimonio de una persona configuran un dato de contenido personal.  Se agrega, que al exponer sus ingresos, gastos, patrimonio, importaciones, etc.; la persona se desnuda ante el estado desde el punto de vista económico.  Es así como, el habeas data está contenido en el artículo 15 de la Constitución, cuyo tema principal es la intimidad personal. Y es la persona, agrega, la titular de los datos personales, los cuales hacen su identidad, su personalidad y su patrimonio.

 

Añade la demandante, que la consecución primera del dato por parte de la DIAN es legítima.  Aunque no existe una autorización expresa para administrar una base de datos tributarios, ésta se encuentra implícita a la función de recaudo.  Se expone que si el contribuyente consignó unos datos personales sobre su vida económica en su declaración privada de impuestos, ello se asimila a un consentimiento tácito para que la DIAN conozca esos datos personales. 

 

Se asevera, que el fin de esa socialización restringida de la información que tiene reserva de ley , es únicamente cumplir con el deber constitucional establecido en el artículo 95 numeral 9. 

 

Así las cosas, expone la demandante, la norma acusada autoriza a la DIAN para usar información personal y reservada.  Es así como la disposición demandada dispone que los datos que la Dirección de Impuestos adquirió legítimamente con fines tributarios; los pueda utilizar para divulgarlos a terceros, sin el consentimiento del titular y principalmente, para otros objetivos diferentes a los tributarios.

 

Se afirma, que es contrario a la Constitución el hecho de que un dato obtenido con fines tributarios pueda ser remitido por la DIAN a una central de riesgo, que tiene una naturaleza privada, de carácter financiero y cuyo fin es el análisis del riesgo del crédito.

 

Continua la demandante exponiendo, que el hecho que una persona exprese un consentimiento tácito para que la administración de impuestos conozca un dato suyo o lo circule con finalidades similares, no trae consigo una autorización para circular ese dato a terceros cuyo fines son diferentes. 

 

En este orden de ideas, si se divulga la información de esa manera, el contribuyente ve violentada la confianza que había depositado en la DIAN .

 

Con relación a la posible violación del artículo 15 de la Constitución por el diferente propósito del manejo de datos y en conexidad con el artículo 16 ibidem; la demandante indica que la finalidad del tratamiento de datos en la DIAN es obtener, analizar, y cruzar información para cumplir con la obligación tributaria sustancial y formal.  Esa finalidad  es legítima y amparada por la reserva legal.  Es decir, la DIAN no necesita traficar con datos reservados sino que su misión legal queda satisfecha con el pago integral del tributo y nada más.

 

Por el contrario, se subraya, la finalidad del tratamiento del dato en una central de riesgo es la de cuidar los dineros públicos o el interés público que pudiere verse afectado por el comportamiento financiero de una persona.  Así entonces, es una herramienta comercial que busca analizar el riesgo implicado en actividades de inversión de recursos captados al público, es decir una actividad de interés general.

 

En consecuencia, la demandante insiste, en que es inconstitucional el artículo demandando en la medida que autoriza la remisión y registro de datos que se obtienen con una finalidad tributaria hacia bancos de datos que tienen otra finalidad diferente.  En efecto, el principio de finalidad del dato, en concordancia con el principio de divulgación restringida, prohíben circular el dato hacia fines diferentes a los previstos de inicio al momento de recolectar la información.  Por consiguiente, si la DIAN obtiene datos de la vida económica de una persona, con base en una obligación tributaria, no puede enviar estos datos hacia centrales de riesgo que tienen un objetivo dispar. Así las cosas, mal podría la DIAN divulgar sus datos a una central de riesgo, como lo determina la norma demandada.

 

En punto del artículo 16 sobre libre desarrollo de la personalidad , la demandante señala, que resulta viciado el consentimiento del contribuyente que se ve forzado a pagar su deuda fiscal para evitar ser reportado por la DIAN  a un banco de datos.

 

Se adiciona, que la norma acusada le otorga a la DIAN una injusta capacidad de chantaje sobre el contribuyente moroso, pues en vez de ejecutarlo por la vía coactiva, lo presiona para que pague so pena de reportarlo a una central de riesgo.  Contaría de esta manera la DIAN con dos posibilidades: Una,  ejercer la jurisdicción coactiva y Otra, amenazar con reportar al contribuyente a una central de riesgo .  Se advierte en la norma acusada , se afirma, que prescinde del consentimiento del titular de los datos para traficar( sic ) con ellos y además le otorga a la DIAN una capacidad de presión adicional a la jurisdicción coactiva.  Situaciones estas inconstitucionales, al decir de la demandante.

 

En relación con la supuesta violación del artículo 20 de la Constitución Política, indica la demandante,  se desconoce porque se informa un dato parcial.  Así las cosas, permitir que se reporte sólo la información negativa , es decir, la información de un deudor sólo cuando este incurre en mora , equivale a desechar información en su contexto de imparcialidad , por cuanto el dato negativo no estaría  proporcionando una información completa sino parcial.

 

En consecuencia, permitir que se reporte a los deudores morosos de la administración de impuestos, por el hecho de poseer obligaciones en mora; vulneraría el derecho de Habeas Data.

 

En punto de la violación del artículo 13 de la Constitución, se asevera que se vulnera en tres lados: 

 

El primero, por reportar solo a los contribuyentes morosos ya que la DIAN solo está informando datos negativos , cuando respecto de los demás registrados figura en bancos de datos tanto la información negativa como la positiva. 

 

El segundo, se presenta con la división en grupos de los morosos; así los que adeudan a la DIAN tienen un período de gracia de seis meses antes de ser reportados a una central de riesgo.  A diferencia de aquellos que le deben al sector privado, lo cuales son reportados de manera inmediata.  Por consiguiente, la norma no saldría con éxito de  un test integral de igualdad.

 

El tercero, se presentaría al ordenar la eliminación inmediata del registro inicial a la central de riesgo, ya que para el restante de los deudores morosos del país el término para ser eliminado del registro oscila entre los dos y cinco años.

 

Ahora bien, en cuanto al artículo 29 de la Constitución Nacional, la demandante expone que este derecho es violentado por cuanto la DIAN tiene la facultad potestativa de remitir o no la información de los contribuyentes morosos a una central de riesgo.  En el fondo, se continua, se presenta es un chantaje de la DIAN al contribuyente. 

 

Igualmente, se viola el derecho mencionado, debido a la amplitud de la norma, al extender la facultad de reporte a una central de riesgo no sólo de la información sobre la obligación sustancial de pagar, sino también la información sobre la obligación formal de declarar, por ejemplo.   Ello tendría asidero, en la frase obligaciones de impuestos, lo que haría que se acopie una información que no le compete a la DIAN.

 

Finalmente, la indefensión a la que es sometido el contribuyente moroso , produciría una violación al artículo 29 Constitucional; pues el chantaje a que es sometido le vulnera su derecho de defensa. 

 

Terminado, la demandante advierte, se violaría el artículo 21 de la Constitución Política, ya que existe en la norma demandada una invitación tácita a conformar listas negras que llevan a la muerte crediticia de la persona. Esta lista surgiría del reporte del contribuyente moroso a la central de riesgo. Sin dudas, la lista negra sería un estigma para aquella persona que pertenezca a esta.

 

 

IV. INTERVENCIONES

 

1.  Intervención de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales.

 

La ciudadana Edna Patricia Díaz Marín, actuando en su calidad de funcionaria de la oficina de Normativa y Doctrina  de la Dirección General de Impuestos y Aduanas Nacionales , intervino para defender la Constitucionalidad del artículo 31 de la ley 863 de 2003.

 

Sobre la supuesta violación de los artículos 152 a y 153 de la Constitución Política, la interviniente señala que, la materia de la cual trata la norma acusada versa exclusivamente sobre el tema tributario , sin que tenga incidencia en el núcleo esencial del habeas data , y por lo tanto esto puede ser tratado por una ley ordinaria.

 

Afirma, que  la innovación de esta norma tributaria, es el reporte a las centrales de riesgo , tanto del cumplimiento de la obligación  como del incumplimiento de las obligaciones fiscales.  Cosa diferente sucedía antes, cuando las centrales de riesgo solamente manejaban información privada exclusiva del sector financiero.

 

Sostiene la interviniente, que la norma acusada toca tangencialmente el habeas data , pero no lo desarrolla , ni lo restringe , ya que su objeto se circunscribe a reportar el ámbito tributario de los contribuyentes a la entidades de la banca que manejan bases de datos.

 

Para descartar su trámite a través de una ley estatutaria, señala la interviniente que la norma acusada no afecta el núcleo esencial del habeas data por cuanto es un condicionamiento estrictamente tributario.

 

Agrega, que las leyes estatutarias deben regular límites, excepciones y prohibiciones a los derechos fundamentales, aspectos que según la interviniente, la norma no toca. 

 

Se señala, que la mayoría de disposiciones legales tienen un nexo con algún derecho de carácter fundamental y no por ello se concluye que deba seguirse el trámite de una ley estatutaria.  Por consiguiente, aunque la disposición demandada tiene relación con el habeas data no lo desarrolla, ni lo restringe. Por el contrario, afirma la interviniente, es razonable y constitucional, que las obligaciones fiscales tengan incidencia en las centrales de riesgo, por tratarse de recursos con que cuenta el erario público para el cumplimiento de los fines del Estado.

 

En punto de la supuesta violación del artículo 15 Constitucional en conexidad con los artículos 74 y 16 ibidem, la interviniente señala, que el inciso final del artículo 15 menciona que para los efectos tributarios o judiciales y para los casos de inspección , vigilancia e intervención del Estado podrá exigirse la presentación de libros de contabilidad.

 

Así las cosas, se indica, que no es un principio absoluto la reserva de documentos privados como quiera que la Constitución le permite al fisco su inspección y en esa forma establecer el efectivo cumplimiento de los deberes del ciudadano sobre la contribución al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado. En este orden de ideas, la información fiscal del contribuyente pierde el carácter de personal y reservada ante el control que le compete al Estado en el recaudo de las rentas.

 

En consecuencia, se asevera por la interviniente, no debe prosperar el argumento según el cual la DIAN al reportar a centrales de riesgo, la situación de cumplimiento o de mora de un particular respecto a obligaciones fiscales, está violando una información reservada y personal,  ya que tal situación no es oponible al Estado.  Agrega que , la información sobre la situación fiscal de los contribuyentes no tiene un carácter reservado para el Estado, pues a él le compete constitucionalmente el recaudo de las rentas; y las centrales de riesgo , que buscan proteger un interés general , colaboran armónicamente en dicha labor.

 

Concluye al respecto, que no se está utilizando información personal y reservada, como quiera que el artículo 15 Constitucional levanta dicha reserva en aras del control fiscal que le compete al Estado.  Además, se adiciona, su utilización no tiene fin distinto a mostrar la historia crediticia tributaria, en sus aspectos negativo y positivo, dependiendo de la morosidad o cumplimiento del particular en sus obligaciones tributarias.

 

En cuanto a la supuesta violación del libre desarrollo de la personalidad, la interviniente menciona, que de la existencia de este derecho fundamental no surge la posibilidad de eludir compromisos económicos con el Estado. Así entonces, el reporte de las obligaciones fiscales en lo referente al cumplimiento o mora, en nada afecta el desarrollo de la personalidad, por cuanto se actúa con un claro interés colectivo, al evidenciar el comportamiento fiscal de los contribuyentes.

 

En resumen, la norma acusada no impide a las personas alcanzar aspiraciones legítimas de su vida, ya que sólo está trasladando información fiscal que emerge de la conducta del contribuyente en colaboración con las bases de datos que manejan las centrales de riesgo para el sector financiero.

 

En referencia a la supuesta vulneración del derecho de información , expresa la interviniente, que la norma acusada no sesga la información , sino por el contrario permite que la DIAN incluya tanto la información positiva como la negativa.  Al permitirse los dos tipos de información se garantiza que la información sea veraz e imparcial.  De donde resulta, que la información trasmitida no es parcializada, por consiguiente, no se vulnera el derecho de información.

 

En relación a la supuesta vulneración del derecho de igualdad, en primer lugar , afirma la interviniente, en momento alguno se informa únicamente los datos negativos del contribuyente , sino que la norma acusada contempla de igual manera el cumplimiento de este en sus obligaciones tributarias ; razón por la cual no hay una violación al derecho de igualdad.

 

En segundo lugar, se indica, que  respecto a la diferencia temporal del reporte de la información fiscal frente a la del sector privado, se debe decir que la comparación conceptual es distinta, pues es diferente la historia crediticia financiera que la fiscal , razón por la cual no existe una misma causa que justifique que el legislador tributario tenga que darle el mismo tratamiento , pues su origen obligacional nace de fuente muy diferente , la primera de la voluntad particular y la segunda del imperio de la ley.  Por lo tanto, no hay vulneración del derecho de igualdad, por cuanto no tiene porque regularse normativamente de la misma manera el plazo señalado.

 

La interviniente, incorpora a lo anterior, que la Constitución faculta al Estado a determinar de manera precisa el momento en el cual debe ser eliminada la información reportada, de acuerdo con el cumplimiento de la obligación, y que este término difiere de la caducidad tomada por el sector financiero para eliminar datos negativos de sus deudores.  En otras palabras, por tratarse de regulaciones distintas tampoco se estaría violando el derecho de igualdad.

 

En punto del derecho al debido proceso, la interviniente expresa, que el reporte por parte de la DIAN a las centrales de riesgo no es una facultad discrecional sino que por el contrario es una facultad reglada por el legislador.  Es decir, que se utilice dentro de la norma legal, el verbo rector “ podrá “ no desvirtúa el alcance del ejercicio de la facultad otorgada por el precepto legal a la DIAN .  Obedece entonces, a la posibilidad de utilizar centrales de riesgo para que en ellas se pueda incluir información relativa a las obligaciones tributarias y aduaneras de los particulares.

 

Se adiciona, que el hecho que la norma otorgue la posibilidad a la DIAN de apreciar circunstancias, oportunidades o conveniencias, no indica que este atribuyendo facultades discrecionales y absolutas, pues su ejercicio administrativo está reglado de manera integral en la misma disposición legal.

 

De otra parte, señala la interviniente, que en cuanto a la vulneración del  debido proceso por el reporte  de obligaciones tanto formales como sustantivas, la norma parte de obligaciones de orden sustantivo, referentes a impuestos, anticipos, retenciones, tributos aduaneros, lo cual descarta el reporte respecto al incumplimiento de obligaciones formales, toda vez que el legislador tributario las circunscribe al pago o mora de la obligación sustancial.

 

Así mismo, se indica, el monto de impuestos y sanciones que resulten de actos administrativos, solo serán  objeto de reporte, una vez se agote el debido proceso pertinente y se garantice el derecho de defensa.  Con relación a los intereses, su reporte surge de constituir una obligación accesoria a la obligación sustancial del impuesto, aspecto que no se relaciona con los deberes formales, sino que va de la mano del capital omitido en un momento dado por el contribuyente.

 

Como  resultado, se puede afirmar según la interviniente, que el objetivo de incluir información tributaria en las centrales de riesgo, obedece a un deseo del legislador de buscar colaboración armónica de dichas centrales, que cobijen no solo datos privados sino también de carácter fiscal; para que ambos concluyan en una finalidad común de protección al interés general , sin que con ello se viole el debido proceso.

 

Finalmente, con relación a la supuesta vulneración del derecho de honra, se señala que el reporte de datos por la DIAN a las centrales de riesgo, surgen del comportamiento fiscal del mismo contribuyente, de tal manera que si ha generado una obligación negativa, no puede argumentar la violación de un derecho, cuando él ha generado esa información reportada.  Así las cosas, no es la DIAN quien genera listas negras sino que solamente muestra la conducta tributaria de sus contribuyentes.

 

Así las  cosas, y para terminar se afirma,  la norma demandada no lesiona el derecho a la honra, debido a que el reporte de información por parte de la DIAN, en nada vulnera la dignidad de las personas, pues son sus propias actuaciones las que constituyen los datos imparciales y verídicos que por último van a reposar en las centrales de riesgo 

 

 

V. CONCEPTO DEL PROCURADOR GENERAL DE LA NACIÓN

 

El Procurador General de la Nación, Edgardo José Maya Villazón, en Concepto No. 3582 presentado el 2 de junio del presente año, solicita a la Corte se declare la inexequibilidad del artículo 31 de la ley 863 de 2003. Lo anterior con base en  las siguientes consideraciones:

 

De la regulación de los derechos fundamentales a través de leyes estatutarias y leyes ordinarias.  Al respecto, considera el Ministerio Público,  que la competencia establecida en el artículo 150 numeral 10 de la Constitución , prohíbe conceder facultades extraordinarias al ejecutivo para regular las materias que conciernen a derechos fundamentales y los recursos para su protección , agrega que el artículo 152 a , incluye estas materias dentro del objeto de las leyes estatutarias.

 

Se asevera, que la especialidad en el trámite de una ley estatutaria, implica un análisis más riguroso de la inclusión de normas sobre derechos fundamentales en una ley ordinaria.  Así las cosas, y mencionando jurisprudencia de la Corte Constitucional, el Ministerio público indica que entre los criterios que se deben observar para tratar derechos fundamentales por intermedio de una ley estatutaria, se encuentran los aspectos inherentes a la interpretación del derecho y los alcances de su contenido.   En otras palabras, si hay una afectación al núcleo esencial del derecho. Si esta constatación se realiza, no habrá lugar a tomar decisión de fondo y será decretada la norma como inconstitucional por el hecho de no haber surtido el trámite correspondiente.

 

De la regulación de los aspectos propios del núcleo esencial del derecho de habeas data en la norma acusada.  Afirma el Señor Procurador en su concepto , que la norma bajo estudio regula el manejo de la información tributaria negativa y su traslado a centrales de riesgo .  Para establecer si existe una afectación al núcleo esencial del derecho mencionado , es necesario determinar los siguientes pasos:  En primer lugar, la norma si tiene relación con la regulación del ejercicio del derecho fundamental del habeas data.  Expresa el Ministerio Público, que el habeas data hace referencia al derecho de toda persona a conocer, actualizar, bloquear, suprimir y rectificar las informaciones que se hayan recogido sobre ella en bases de datos y en archivos de entidades públicas y privadas.

 

Así  las cosas, se menciona, que la norma acusada hace referencia a los datos relativos a cumplimiento o mora de las obligaciones de impuestos, anticipos, retenciones, tributos y gravámenes aduaneros, sanciones e intereses. Sin embargo, no se discrimina la calidad de la información, es decir lo relativo a la exigibilidad y certeza de la obligación ni al carácter público o personal y reservado de la misma, en otras palabras, se concede total discrecionalidad a la administración.

 

Señala el Señor Procurador General de la Nación, que la norma acusada autoriza a la DIAN para que de manera facultativa reporte o no estos datos, sin que se indique la finalidad de dicho reporte ni los criterios para que lo realice o se abstenga de hacerlo.  Agrega, que la información que ha recogido la DIAN en sus bases de datos pasará a las bases de datos de entidades privadas, sin que se indique el uso que ellas pueden hacer de esta información.

 

Se adiciona además, que la  norma demandada establece una caducidad del dato al consagrar la obligación de la DIAN de ordenar la eliminación inmediata y definitiva del registro en la respectiva central de riesgo una vez cancelada la obligación por todo concepto.

 

Concluye el Ministerio Público afirmando, que la norma acusada afecta el núcleo esencial del derecho fundamental al habeas data y por lo tanto, estos aspectos deben ser materia de una regulación de ley estatutaria. 

 

No obstante lo anterior, el Señor Procurador General de la Nación, determina pronunciarse respecto de los restantes cargos mencionados en la demanda, en el evento que la Corporación no opte por la primera posición. 

 

En cuanto a los principios que regulan  el manejo de la información y la búsqueda de la eficiencia en el cobro de obligaciones tributarias, se asevera que la norma acusada puede perseguir una finalidad legítima de mejorar el recaudo de los deudores tributarios morosos; no obstante, esto no puede atentar contra el núcleo esencial  de un derecho fundamental.   En consecuencia cualquier uso de la información que afecte la órbita personal de los ciudadanos, por parte del Estado, debe observar los principios señalados tanto en la jurisprudencial nacional como en los organismos internacionales de derechos fundamentales.  Así:

 

El principio de finalidad del dato. Afirma el Ministerio público, que los fines que se persiguen con este principio buscan que la recolección del dato personal debe ser determinado, explícito y legítimo . Se señala, no se encuentra que la norma acusada, busque recolectar información que tenga como fin servir de criterio de las actuaciones del sistema financiero y menos aún proteger al sistema financiero.

 

Se adiciona además, que la norma demandada no observa el principio de circulación restringida del dato, pues información perteneciente a los ciudadanos en calidad de contribuyentes pasará a ser  manejada en el sistema financiero.

 

Encuentra el Ministerio Público, que igualmente se vulnera el principio de  autodeterminación informativa, por cuanto el contribuyente, titular del dato no ha dado autorización a la DIAN para utilizar la información el cual deber ser previo, expreso e informado. 

 

En punto de la calidad de los registros o datos, se indica , que la autorización consagrada en la norma es general y no especifica la calidad de los datos a reportar , es decir, no se determina entre las obligaciones que están plenamente establecidas y aquellas que están inciertas e indeterminadas . Por consiguiente, permitir reportar obligaciones discutibles atenta contra el buen nombre, pues dependería el reporte de la interpretación unilateral que realizare la administración.

 

En relación con el principio de proporcionalidad, el Señor Procurador General de la Nación, señala que una base de datos solo debe recoger la información necesaria de acuerdo con sus finalidades, en este caso la información tributaria de la DIAN trasladada a una base de datos privada desvirtuaría el principio.  Agrega, que al permitir que la administración facultativamente decida que información reporta, vulneraría el principio de igualdad pues se da un tratamiento diferente a personas que se encuentran en la misma situación de hecho.

 

Se asevera, que al conceder la norma un periodo de gracia de seis meses de mora antes de realizar el reporte y ordenar que los datos sean eliminados cuando el deudor quede a paz y salvo por todo concepto con la DIAN , se determina una caducidad y un trato diferente de los deudores con relación a su inclusión y exclusión de centrales de riesgo ; aspectos estos que deben ser regulados por una ley estatutaria.

 

Insiste el Ministerio Público, en que la medida establecida en la norma acusada no es razonable pues la DIAN cuenta con todos los instrumentos para hacer efectivo el cobro de las obligaciones tributarias; por tal razón la medida no resulta indispensable para garantizar el cumplimiento de la función que debe desempeñar dicha entidad.

 

Para terminar, en cuanto a la proporcionalidad, se indica que la norma demandada posee un mecanismo de presión frente al contribuyente que no guarda relación de medio a fin con los objetivos de gestión fiscal que cumple la DIAN. Así las cosas, no se observa que la norma este directamente relacionada con la protección del interés general. 

 

 

VI. CONSIDERACIONES Y FUNDAMENTOS DE LA CORTE

 

Competencia

 

1. Esta corporación es competente para decidir sobre la constitucionalidad de la norma acusada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 241, Num. 4, de la Constitución, por estar contenida en una ley.

 

Problema jurídico planteado

 

2. La demandante considera que la norma acusada podría ser contraria a la Constitución por razones de forma y de fondo.  En cuanto a las primeras, argumenta que la norma acusada debió tramitarse a través de una ley estatutaria , por tratarse de un derecho fundamental, y no por intermedio de una ley ordinaria.  En cuanto a las segundas, afirma que la norma demandada viola los artículo 15, 16, 20, 13,29 y 21 de la Constitución Nacional.

 

De inicio , se debe recordar  las razones por las cuales el constituyente de 1991 optó por establecer el derecho fundamental al habeas data.  Pues bien, el constituyente  de la época[1] pensó en la posibilidad de que los ciudadanos fueran informados acerca de los datos registrados sobre si mismos y la facultad de corregirlos , esto con el fin de proteger la intimidad de las personas debido al asedio de la administración pública, las entidades financieras, educativas, profesionales, etc; en materia de información.

 

El objetivo principal de establecer el habeas data, fue evitar que el individuo perdiera la posibilidad de controlar su propia información y no saber quien pudiera hacer uso de ella. De esta manera, se encontró que la forma de subsanar esto era otorgarle la posibilidad a la persona natural o jurídica de rectificar, actualizar o corregir los datos que sobre ella existan.  Esto a través del habeas data.

 

Ahora bien, antes de estudiar las cuestiones jurídicas de fondo, la Corte pasa a determinar  las razones de forma, por cuanto de prosperar estas no habrá lugar a pronunciarse sobre aquellas.  Así las cosas, se analizará en una primera parte ( I ), la reserva de ley estatutaria en materia de derechos fundamentales, posteriormente en una segunda parte  ( II ) se determinará en  que casos se viola dicha reserva ; para finalizar ( III ) examinando el caso concreto del artículo 31 de la ley 863 de 2003.